Ana García Pérez, Mañana de verano