¿Y si Dios no fuera perfecto? Hacia una espiritualidad simpática

¿Y si Dios no fuera perfecto? Hacia una espiritualidad simpática